1 may. 2012

En el día del trabajo recordamos a un GRAN obrero de Dios


En este día tan especial, día en que recordamos y celebramos el reconocimiento de los derechos de los trabajadores, queremos agradecer de manera especial a un GRAN trabajador, a un artesano de lo simple, un obrero de Dios: Raúl Larrañaga (Larry para los amigos, es decir todos).

A lo largo de su vida, Larry siguió fielmente los preceptos de Don Bosco: un trabajador incansable, práctico, alegre, cercano, una persona que hacia de lo simple algo Grande, algo lleno de Dios, lleno de salesianidad. Era un pequeño "inflado" de bondad, alegría y humildad. 
Don Bosco decía: "Si correspondemos a las gracias de Dios con el trabajo, con la templanza, con el buen ejemplo; el Señor se servirá de nosotros, de tal manera que quedaremos gratamente sorprendidos por el éxito alcanzado y de seguir haciendo maravillas. Con el espíritu de dulzura de San Francisco de Sales, el mundo tendrá que ceder ante la bondad y en la gloria de Dios veremos el bien de la sociedad. Podremos exclamar: "Omnia possum in eo que me confortat"

Larry querido, en este día, todavía tratando de aceptar tu partida a la casa del Padre, queremos decirte Gracias, gracias por trabajar y hacer que la vida sea más vida.

"Cada día se trabaja por el paraíso, los bienes de esta vida son transitorios, los del cielo son eternos. Asegúratelos" (DB)

¡Feliz día del trabajador a todos los salesianos y exalumnos/as! ¡Que el señor nos mantenga firme en nuestra labor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario